Misión, Visión y valores



Nuestra Misión
Somos una Institución Educativa Católica
Fundada y dirigida por Misioneros Josefinos,
Donde formamos a nuestros alumnos
En la verdad y el bien para
“Hacer Siempre y en Todo lo Mejor”

Misión

La idea de formular un proyecto educativo de la Iglesia en México se deriva de la misión misma de la iglesia de “Ir por todo el mundo a enseñar a todos los hombres”, lo que Cristo nos enseñó con su palabra y con su ejemplo.

En este sentido, la Iglesia tiene la misión de evangelizar para transformar en lo íntimo y renovar a la humanidad, y es precisamente la institución educativa un medio de evangelización.

Así, nuestra institución tiene doble función: por un lado, la formación académica con metas, métodos y características con personalidad propia, diferentes a las de cualquier otra institución; y por otro, se presenta también como “comunidad cristiana”, que tiene en su base un proyecto educativo cuya raíz está en Cristo y en el Evangelio.

La educación católica permite al alumno descubrir el valor de la persona, objeto del amor divino, con una misión terrena y un destino inmortal. De ahí, las virtudes de respeto y caridad hacia sí mismo y hacia el prójimo.


Se debe concebir la educación católica como movimiento, progreso, maduración hacia un fin ideal, que supera toda limitación humana. Y todo ello debe suceder conjunta y armónicamente en el transcurso de la educación del hombre.

 

Visión

Nos proponemos ser una institución educativa líder en la formación de niños y jóvenes, reconocida por la excelencia de nuestros procesos estandarizados de enseñanza-aprendizaje, por la alta calidad profesional y humana de nuestra comunidad educativa y por el testimonio vivo de nuestros egresados en su contribución al desarrollo de nuestra sociedad conforme al carisma josefino.

 

Valores

Amor
En términos generales, podemos afirmar que el amor es la expresión máxima de entrega al servicio de los demás, “es querer el bien del otro”. En la pedagogía humanista, el amor ha sido considerado un elemento fundamental para la creación del clima educativo óptimo en el que tiene lugar la más eficaz y auténtica educación.

Sencillez
Por la sencillez, hacemos todo con la más pura intención de agradar sólo a Dios, de manera que vivamos las palabras de Cristo: “Yo hago siempre lo que le agrada a mi Padre”; nos expresamos siempre conforme a la verdad; procedemos en todo con evangélica sinceridad ante Dios y ante los demás; y huimos de toda afectación en el hablar, el vestir y el actuar.

Humildad
Por la humildad, llegamos al conocimiento de lo que somos, principalmente con relación a Dios; nos mostramos deferentes y serviciales para con todos y procuramos el desprendimiento de todo lo que no es Dios.


Servicio / Entrega

El servicio es la autodonación consciente, libre y responsable de quien pone a disposición del otro aquellos medios que le son necesarios para su realización y perfección, obteniendo al mismo tiempo el propio desarrollo personal.

Responsabilidad en Libertad

Responsabilidad en libertad implica ejercer nuestra libertad y dar respuesta de nuestras decisiones y acciones ante la conciencia bien formada, ante la sociedad y, sobre todo, ante Dios, y aceptar las inevitables consecuencias de nuestra conducta.

Honestidad


Ser honesto es ser honrado, es ser real, genuino, auténtico, de buena fe. La honestidad expresa respeto por uno mismo y por los demás, es cumplir fielmente con el deber. La honestidad da a la vida apertura, confianza y sinceridad, y expresa la disposición de vivir a la luz.

Respeto


El respeto es la aceptación de las personas en razón de su dignidad de hijos de Dios, reconociendo sus cualidades, mérito y valor. Ser tolerantes es mantener una actitud abierta hacia posturas u opiniones diferentes a las propias.